News of Berlin Refugee Movement – from inside

Abolish Residenzpflicht! Abolish ‚Lagers‘! Stop Deportations! Right to Work and Study!

Primero bienvenidos, después hasta nunca

Leave a comment

Primero bienvenidos, después hasta nunca

Si últimamente se han seguido con frecuencia las noticias, se podrá haber comprobado que la “temática de los refugiados” se encuentra a la cabeza de los temas más importates en la agenda diaria de los países europeos. Sin embargo, en el centro del discurso nunca se encuentra el tema de los refugiados abordado desde todas sus facetas y los motivos reales por los que se huye. Los estados se acercan a la cuestión desde un pragmatismo que es ventajoso para ellos, enmarcado dentro de sus planes estratégicos y la superación del tema.

De la “primavera de los refugiados” de la burguesía a la xenofobia organizada

Entre tanto, en el marco del discurso de los refugiados, el ‘Paquete de asilo II’ (“AsylpaketII”) creado por el gobierno alemán para seguir afilando el derecho de asilo, ha sido confirmado por parte del consejo de ministros. Mientras los refugiados eran recibidos durante las primeras semanas de afluencia masiva con flores y esloganes de bienvenida, se adoptan ahora contra estas mismas personas constantemente nuevos paquetes de leyes para la restricción de sus derechos. Con cada paquete de leyes se fuerza más y más la presión sobre las personas fugitivas. El hecho de que la cultura de bienvenida era tan solo futilidad, se evidencia ahora ante los ojos. Con los paquetes de asilo se manda un evidente “hasta nunca” en dirección a los refugiados. Estos paquetes de asilo no consisten en el fondo en otra cosa, que en empaquetar a estas personas, en el sentido más literal de la palabra, y mandarlas de vuelta, más allá de las fronteras europeas.

Con la adopción del segundo paquete de asilo se ha ampliado la lista de los llamados “países de procedencia seguros”. Por ende, personas que huyan de estos países supuestamente seguros, son inmediatamente deportadas de vuelta. Con el primer paquete de asilo los países balcánicos fueron ya incluídos dentro de la categoría de “países de procedencia seguros”. Ahora, con el segundo paquete de asilo se añaden a la lista países como Algeria, Marruecos y Túnez. Por otra parte, a las personas fugitivas se les cobran 10 € mensuales para tener derecho a iniciar demandas verbales. Para aquellos que son deportados al país, se montan unos campings especiales que luego no se les permite abandonar. Los refugiados que tienen antecedentes también son deportados. Las personas refugiadas, cuyas nacionalidades no han podido ser tramitadas, son devueltas a países como Turquía. Si obtienen un permiso de residencia no pueden después traese a ningún familiar durante los dos primeros años. A aquellos que no muestren iniciativa para “integrarse” y querer trabajar, se les deniega el acceso a subvenciones estatales.

Se ha protestado de forma marginal contra estas leyes masivas que restringen los derechos, sin embargo no se ha producido una reacción social seria. Esto puede explicarse por los aparatos ideológicos del Estado que se han encargado de crear una “atmósfera adecuada” en el país, que ha mantenido la indignación de la sociedad a un nivel rudimentario. Un ejemplo actual de esta campaña propagandística y difamatoria han sido los masivos abusos públicos en Colonia. Estos sucesos allanaron el camino para introducir las nuevas restricciones entorno a las leyes de asilo. Después de haberse creado el ambiente oportuno en el país, la burguesía abordó los hechos meramente con dos altertativas: ¡o bien uno se posiciona a favor de los abusos sexuales o uno es partidario de las deportaciones! El trasfondo de los acontecimientos no fue dilucidado. Por qué las personas fugitivas fueron aisladas socialmente, y por consiguiente por qué se sembró un suelo fértil para robos y otras infracciones, ha quedado fuera del debate. La burguesía ha arrinconado al movimiento de los refugiados poniéndo el foco sobre las sanciones por las infracciones cometidas.

Mientras en Colonia se discute sobre los abusos y robos, han ocurrido al mismo tiempo otras cosas. Por ejemplo, durante estos mismos días y también en Colonia, una jóven muchacha turca ha sido apuñalada por un hombre alemán. En el Lageso berlinés, donde los refugiados presentan su primera solicitud, un fugitivo afgano ha sido apalizado de forma brutal por las fuerzas de seguridad. Prácticamente cada mujer que huye, está expuesta en las rutas migratorias a abusos sexuales por

parte de contrabandistas, policías y otros hombres. Una cifra increíble de 10.000 niños fugitivos, que han alcanzado Europa, ha desaparecido. La lista de estos sucesos podría seguirse eternamente sin obtener de alguna forma una presencia notoria en las noticias diarias.

La presión sobre los refugiados es cada vez mayor, y no sólo se ejerce con las nuevas leyes, sino también en forma de violencia psicológica. Según las estadísticas cada tres días se produce un asalto violento contra asentamientos de refugiados. Los fascistas se han fusionado en Colonia y sueltan su desmesurada violencia contra cualquier persona de etnia extranjera que se les cruce por el camino. En otros países de Europa, se ha introducido además la obligación a los refugiados de llevar pulseras rojas.

La atmósfera generada momentáneamente contra los extranjeros*as en Alemania y en otros Estados europeos recuerda mucho a aquella de los 90. Complementariamente a esto, se les prohíbe a los refugiados el uso de espacios públicos. En Rostock no se les permite utilizar los baños, por ello aquellos que no tienen vivienda se ven obligados a calmar sus necesidades afuera, lo que incentiva las reacciones por parte de cuidadanos*as y abre el camino a limpiezas recistas masivas. Mediáticamente y políticamente siempre se trata del comportamiento de los refugiados y por qué precisa de nuevas leyes, pero sobre el alto potencial de violencia contra los extranjeros*as sencillamente se guarda silencio. Solamente se hinchan actos notorios de los refugiados para ser intrumentalizados en la redacción de nuevas leyes. Nuevas guerras y movimientos migratorios están a la vuelta de la esquina.

Nuevas guerras y movimientos migratorios están a la vuelta de la esquina

El pago prometido por parte de la UE de 3 mil millones de Euros a Turquía ha comenzado, en lo que Turquía ha anunciado en el último encuentro entre Merkel y Davutoğlu, que esta cifra se debe aumentar hasta los 5 mil millones. Que en Turquía los niños refugiados sean obligados a trabajar en fábricas textiles en condiciones esclavas no interesa lo más mínimo a la UE. Entretanto, dos empresas textiles europeas han admitido que producen su mercancía con ayuda de niños refugiados en Turquía. Turquía ha difamado esto como mentira, sin embargo, las pruebas de ello fueron documentadas con cámaras hace ya tiempo.

El sistema capitalista-imperialista se “diseña” a sí mismo a través de la intrumentalización de “argumentos de lucha contra el terror” en el Medio Oriente, de acuerdo con sus propios cálculos, y se encarga con ello de perpetrar las guerras y los conflictos armados en esta región. En un nuevo “acuerdo Sykes-Picot” no se negocia en el sentido de grupos de población regionales, sino en base a los intereses de los imperialistas. Para evitar la guerra y las corrientes migratorias, el imperialismo de la UE da apoyo a régimenes reaccionarios, planea más intervenciones en nuevos países y da apoyo al primer ministro Erdoğan, que arrastra al país cada vez más hacia la crisis. Mientras el Imperialismo agudiza los problemas, quiere legitimar la urgencia de su presencia en esta región. ¿Ayuda humanitaria o una política de clase revolucionaria?

¿Ayuda humanitaria o una política de clase revolucionaria?

Con el argumento de “crisis de refugiados” se somete también al continente europeo al un “diseño” bajo un patrón imperialista. Con la proclamación del estado de excepción en Francia, se quiere conseguir que la clase trabajadora acepte en silencio los ataques imperialistas del propio país. El saqueo y los sistemas de control continúan con más severidad.

Los refugiados no pueden seguir con la dinámica de su primera resistencia. El movimiento debe de volver a aunarse. Las nuevas llegadas masas de refugiados se ven confrontadas con una atmósfera evidentemente más oscura. Después de conseguir la solucitud de asilo, su estatus se define meramente como fuerza de trabajo, por lo que las personas que podrían continuar con las experiencias del movimiento de los refugiados y organizarse estratégicamente están destinadas a

desaparecer. Las personas refugiadas no saldrán a la calle sin un trabajo político previo. Este es un aprendizaje de los movimientos de resistencia que se extienden por años. Esforzarse por entablar junto con los refugiados que acaban de llegar un período dinámico de acciones de resistencia, es parte de la agenda. En este sentido, se presenta a los refugiados que acaban de llegar y a otros sectores de la sociedad, las experiencias de resistencia a través de archivos, la revista “Movement” y a través de la nueva aparecida revista mensual “Refugee News”. Por otro lado, continúan los movimientos de acción alrededor de campings de refugiados como Lageso y Tempelhofer Feld.

En la situación actual, las acciones de “ayuda humanitaria” ya no suponen apenas ningún enriquecimiento para las personas fugitivas que son deportadas de vuelta a través de las fronteras. Por este motivo, el movimiento social tiene que transformarse en un movimiento organizado y duradero, con la prespectiva de una respuesta anti-guerra. Contra la producción de armas, distribución y perpetuación de la guerra por parte del propio estado se ha de formar un movimiento serio en las calles. Los movimientos sociales de acción en Europa de “ayuda humanitaria”, para tranquilizar las propias conciencias, definitivamente han terminado. No se puede quitar uno de encima a personas fugitivas, que mueren a causa de fronteras y leyes, que están expuestas a condiciones de trabajo esclavas y ataques racistas, que son devueltas a guerras y dictaduras, con una campaña de “ayuda humanitaria”. Hay que destacar el hecho de que los movimientos sociales europeos no hayan hecho todavía un movimiento serio contra la guerra. Por ello tiene también una responsabilidad frente al saqueo y las guerras. Mientras el partido reformista “Linke” discute en Europa sobre llevar a cabo un Plan B, se posiciona distanciadamente enfrente de la burguesía en cuanto a la demanda de abrir las fronteras de los estados.

Que el movimiento de los refugiados esté en el centro de las discusiones sociales no quiere decir que tenga que luchar contra sus problemas sociales por cuenta propia. sin ningún tipo de apoyo, a solas. La lucha autoorganizada llevada a cabo por los refugiados es a la vez una lucha por la igualdad de derechos. Por otra parte, es una lucha de los refugiados como una parte de la clase trabajadora privada de sus derechos, que debe ser dirigida en un sentido directo también por los sindicatos. Por este motivo, las luchas en los sindicatos, universidades y escuelas deben solidarizarse y aunarse. La lucha conjunta contra la guerra y las deportaciones es el único camino para poner fin a la desmantelación de los derechos laborales, los movimientos racistas que están surgiendo en las calles y la exportación de guerra y crisis del régimen alemán. La huelga de escuelas y universidades que tendrá lugar el 28 de abril en todo el territorio alemán es por ello una expresión importante.

¡Viva la lucha por la humanidad y la unión!

Turgay Ulu y Suphi Toprak

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s